Sindicato de Enseñanza e Intervención Social de CNT-AIT Madrid 91 369 08 38 http://ensemad.cnt.es

Correo electrónico de la sección: cnt@adm.uned.es

lunes, 7 de enero de 2013

CRÓNICA DEL PIQUETE CONTRA EL CONSEJO SOCIAL


La sección sindical de CNT en la UNED se propuso el pasado día 20 de diciembre, denunciar, frente a las autoridades que componen el Consejo Social, su directa responsabilidad en la debacle social que vive la universidad y la sociedad en su conjunto, así como preguntarle al excelentísimo, magnífico, ilustrísimo y bondadosísimo rector qué opinaba sobre la sentencia favorable a nuestra compañera Tania. Queríamos entregar en persona (lo de persona va por nosotros no por los nominados) al señor Alierta, al señor Ullastres, a los representantes de patronal y sindicatos y a las autoridades políticas presentes, los premios de los que creemos que son merecedores (ver texto del panfleto más abajo), pero el nutrido séquito del personal de seguridad nos impidió el paso. Todavía nos sigue sorprendiendo que unos mileuristas (en el mejor de los casos) explotados, trabajen con tanto ahínco para preservar inmaculada la imagen de los milloeuristas. Así que, tras unos leves empellones que no pasaron a mayores, el séquito de seguridad, en un alarde de fantasía, decidió trazar una imaginaria región bautizada como “vía de evacuación”, a la que no podíamos acceder so pena de vernos trasladados a otra dimensión. Esta escena encarna a la perfección el modo en que la providencia política y mercantil establece el reparto de los recursos, entregándonos a la “plebe” fantasías e ilusiones (de libertad, de democracia, de derechos, de igualdad, de vías de evacuación) en tanto ellos no paran de dar rienda suelta a su grosero materialismo glotonesco.
A pesar de ello conseguimos infiltrar a un compañero en el salón de actos, en el que irrumpió comentando a los presentes que sólo tenía dos aficiones en su vida, una mascar chicle y otra repartir panfletos y que se había quedado sin chicle. Menos mal que el compañero no llevaba unas gafas de las que usa el protagonista de “Están vivos” (John Carpenter, 1988) porque sino el pobre hubiera salido espantado.
Fuera los compañeros siguieron repartiendo panfletos, bien recibido en algunos casos, como ocurrió entre algunas chicas del coro y con un catedrático, que nos instó a hacer la revolución, comentario del que tomamos buena nota. Además recibimos refuerzos por parte de un compañero que apareció por allí del sindicato de oficios varios, trabajador de Atento, call center de Telefónica, empresa que va a ser vendida a unos tratantes de personas, más conocidos en el imaginario cool como empresas de capital riesgo (en concreto Atento va a ser vendida a la empresa Bain, cuya pronunciación es idéntica a la del villano de Batman). Este nuestro compañero mantuvo una curiosa charla con un general, almirante o grumete mayor de la armada invencible que salió del edificio ataviado con su traje de marinerito, medallas y todo colgando y con un premio bajo el brazo, imaginamos que al mejor regatista del año. Finalmente espoleados por esa parte del coro que se había pasado por nuestro piquete y aprovechando que el acto del Consejo Social había tocado a su fin, los compañeros decidieron organizar su particular coro entonando el “Comilonibus igitur”, nuestra particular versión del “Gaudeamus igitur”, dedicado a los tragaldabas y zampabollos que iban subiéndose a los lustrosos coches oficiales.
Y sin más incidentes el piquete quedó disuelto a la espera de que los gobernantes de la universidad vuelvan a pecar de su fanfarria, para poder decirles algunas cosillas a la cara.
 (Aquí la seguridad trata de despejar la "zona de evacuación")
 (Nuestra compañera en una discusión filosófica sobre el concepto "zona de evacuación")


(El texto del panfleto que repartimos)

ENTREGA DE PREMIOS A LOS MIEMBROS DEL CONSEJO SOCIAL

Hoy el Consejo Social está haciendo entrega de distintos premios. No es nuestra intención aguarle la fiesta a los premiados, pero sí al Consejo Social y a sus miembros, señalándoles como responsables de la hecatombe que viven los trabajadores y estudiantes de esta universidad y la sociedad en general.
Al frente del Consejo Social se encuentra el tiburón de los negocios, el señor César Alierta, presidente de una corporación que entre sus muchas barbaridades se encuentra la de impulsar el intento de destrucción de nuestra compañera Tania en base a unas acusaciones totalmente falsas, como ha quedado demostrado por la sentencia a su favor. Pero esta tentativa de aniquilar a una trabajadora, molesta por su afiliación, pero intachable en su labor, no hubiera sido posible de no ser por la complicidad de otro tiburón, el señor Ullastres, imprescindible aliado de las grandes corporaciones que abanderan la deriva mercantilista de las universidades. Hombre bajo cuyo mandato los trabajadores de esta universidad han sufrido los mayores recortes de su historia y los estudiantes la más brutal subida de tasas. Señor Ullastres, señor Alierta, ¿qué tienen que decir, como responsables de las sanciones a Tania, sobre la sentencia a favor de nuestra compañera, qué tienen que decir sobre la cada vez situación más precaria de los trabajadores de esta universidad, sobre los despidos que ya han existido y sobre la evidente dificultad de los estudiantes para acceder a una educación superior, como queda de manifiesto con la reducción en el número de estudiantes?
A estos dos ilustres personajes queremos entregarles el premio al (CRÁPULA DEL AÑO). Sólo hemos traído un premio para los dos, pero confiamos en que ustedes sabrán llegar a un buen entendimiento para compartirlo. ¿Verdad que sí?
También se sientan en el Consejo Social representantes de la patronal. Bueno, ¿qué decir de unas instituciones a cuyo frente se encontraba uno de los personajes más chorizos y nefastos del siglo? A ellos, que dicen ser los encargados de crear empleo, por su excelente labor en la destrucción de puestos de trabajo, por ser responsables directos de los 6 millones de parados y por sus sabios consejos para paliar la situación, como aquél de que tenemos que trabajar más y ganar menos, les queremos conceder el premio a (INÚTILES del año).
Tenemos que forman asimismo parte del Consejo Social los sindicatos CCOO y UGT. A estos “sindicatos”, por su intachable trayectoria de clientelismo, traiciones y corporativismo les queremos honrar con el (JUDAS AWARD).

Hay muchos otros miembros en el Consejo Social, como el gerente y otras autoridades políticas a los que nos gustaría también entregarles su merecido premio. Aunque creemos que ya es bastante premio para ellos tener el estómago de sentarse en los respectivos puestos de responsabilidad que ocupan, desde los cuales están llevando a cabo una de las gestiones más catastróficas de la historia política reciente. Nosotros sabemos que su gestión no es accidental, tampoco coyuntural y que responde a unas directrices claras, las mismas de siempre, aunque más evidentes ahora para la mayoría: la acumulación de capital y el sometimiento de la clase trabajadora.
Órganos como el Consejo Social encarnan a la perfección esa bisagra entre poderes públicos y privados, entre Estado y Capital. El Estado dictando la Ley que legitima el robo del Capital, o arrojando a sus perros policías a machacar al pueblo cuando éste se revuelve contra esa injusticia primordial.

CONTRA EL ESTADO. CONTRA EL CAPITAL. GUERRA SOCIAL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada